sábado, 1 de agosto de 2009

Bienvenida

Un hombre bien vestido
—vestido para la ocasión, como
suele decirse—.
Limpio,
con la sonrisa recién afeitada,
ofrece fresas a los que llegamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada