sábado, 14 de marzo de 2009

Apago la luz para que la mariposa
deje de golpearse contra mi ventana.

11 comentarios:

  1. Hiciste muy bien. Ésa era la mariposa cuyo aleteo en China produce un terremoto en Nueva York

    ResponderEliminar
  2. :-D
    Espero que algún neoyorquino haga lo mismo: Katmandú es zona de alto riesgo sísmico ;-)

    ResponderEliminar
  3. Llego aquí desde una "anemia cósmica". Y leo esa entrada silenciosa, de dos líneas, casi a oscuras. Y te doy las gracias por apagar esas otras luces y encender la mía.

    Es la cosa más hermosa que he leído en toda esta noche de blogs.

    Un abrazo, sin ruido.

    ResponderEliminar
  4. Confieso que no te conocía, hasta que te he degustado hoy en Poetas en el Agora en la Biblioteca Regional de Murcia. Eres lo más próximo que he escuchado y leído a mis pensamientos. Desde ahora te visitaré.

    Yo estoy empezando. Acabo de empezar a colgar mis fantasmas interiores en un blog, de momento bastante humilde. Sería un honor que me visitases

    ResponderEliminar
  5. Lo siento Berna. No sé cómo me he equivocado al poner la dirección del blog. Borra la entrada por favor. Que no hayan malentendidos.
    Como comprenderás el mío es personal y de poesía. Ahora procuro ponerlo bien.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Interea, gracias por tus palabras. No puedo borrar el comentario (¡o no sé cómo hacerlo!); en cualquier caso, en el segundo sale ya bien la dirección de tu blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Berna, yo también tuve la suerte de escuchar este poema en la Biblioteca Regional de Murcia y de conocerte en persona tras mucho tiempo siguiéndote. Soy el de la preguntita sobre si escribías a diario en La Mirada Oblicua... jejeje. Realmente siempre me lo había preguntado! Para mis tus poemas son haikus donde veo la esencia del zen y un paisaje maravilloso que sale de tu alma y que parece nacer de una mezcla perfecta entre "Oriente y Occidente". Te esperamos en Murcia siempre! ; )

    ResponderEliminar